Compra los diferentes tipos de tronas de bebés

Las mejores marcas en tronas para Bebés

En el momento de comprar una trona, además de comprobar que sea práctica y funcional, también deben tomarse en consideración otros factores. Según el material de fabricación, la elección puede recaer en tres tipos de trona distintos: tronas mixtas, tronas de plastico y tronas de madera

  • Plegables o fijas.
     Las tronas fijas son una óptima solución si se dispone de espacio. Otras tronas se pueden plegar, ocupando, así, un espacio más reducido. Estas últimas se pueden guardar en cualquier rincón de la casa y transportar cómodamente en el coche.
  • Regulables. Muchos modelos disponen de un asiento regulable en altura, lo cual permite adaptarla a las necesidades del momento y poderlas utilizar como una silla.
  • Con respaldo reclinable. Permite al niño adoptar una posición más cómoda, para que pueda descansar un ratito. Sin embargo, la trona no puede sustituir a la cunita, donde hay que acostar al niño si se duerme de verdad. Aunque sea cierto que, en la actualidad, las tronas son prácticas y cómodas, de cara a un correcto desarrollo del pequeño, los pediatras aconsejan no dejarle durante más de media hora seguida en una posición que limite sus movimientos, pues, para desarrollarse, necesita ejercitar con plena libertad todas las partes de su cuerpo.
  • Con asiento amplio y cómodo. Los modelos más recientes, además de tener en cuenta el crecimiento del niño, ofrecen unos asientos amplios y cómodos, apropiados hasta el momento en el que el niño cumple tres o cuatro años de edad. También presentan diversos accesorios, como, por ejemplo, una sillita reductora, destinada a que los más pequeños puedan sentarse como es debido, y que puede quitarse cuando el niño crezca.
  • Transformables y evolutivas. En el mercado, también hay tronas pensadas para tener una utilidad cuando el niño crezca. Pueden transformarse, por ejemplo, en cómodas butaquitas, que el niño podrá utilizar durante mucho tiempo en su habitación, o en un práctico conjunto de mesa y silla. 

La trona puede comenzar a utilizarse a partir del momento en el que el niño cumple 6 meses, es decir, cuando ya es capaz de mantenerse sentado por sí solo. De esta manera, se le ofrece una posición cómoda para tomar la papilla, jugar o disfrutar de unos momentos de descanso. 

. De esta manera, se le ofrece una posición cómoda para tomar la papilla, jugar o disfrutar de unos momentos de descanso. 

La trona del bebé es un producto indispensable durante los primeros años del pequeño. Lo mejor sería tener dos: una en casa y otra, más ligera y manejable, para llevar en el coche, cuando se va a un restaurante, a casa de los abuelos o se hace una salida de fin de semana.